miércoles, 19 de abril de 2017

Nosotros adoramos a la lentitud

Reseña/comentario de "Los veloces son los nuevos profundos" por Victoria Varas

Los veloces son los nuevos profundos es el título del primer libro de poesías de Emiliano Baigorri. La editorial El ojo del mármol llevó a estos archivos (que habían ganado el concurso de poesía 20 años de la Editorial Llanto de mudo) al formato papel sin que perdieran ni un giga de su fuerza web. Porque hay algo de la costura digital de estos poemas que sobrevive en la página impresa: imágenes visuales dictadas por Youtube, yuxtaposiciones linkeras, asociaciones generadas por un hipertexto infinito y la velocidad cibernética traducida en la brevedad y contundencia del verso. Pero lejos de configurar un imaginario robótico, el cableado común de estos poemas transporta una electricidad sanguínea y profundamente íntima. La de Baigorri parece ser una poesía de monoambiente, escrita entre paredes que combaten al monstruo asqueroso de la adultez con capítulos de Hora de aventura. En esta suerte de bucolismo indoor, el sol es "foquito de sesenta", los paisajes se descomponen en millones de bytes y las geografías añoradas son las de una chica casi siempre diminuta, con pollera escocesa o un mechón de pelo azul. Si el título revela (y esconde) mucho del universo del libro, el epígrafe ("Y pese a todo mi paranoia sigue siendo analógica") anuncia un paradojal elogio a la velocidad. Baigorri ofrece una mirada pausada sobre un mundo que estalla en infinitas pantallas, una voz serena y lisérgica en una fiesta de impresiones inquietas: "Ojalá puedas detenerte en lo que sea".


jueves, 2 de marzo de 2017

Un tejido sólido como un muro

Dicen que
en la deep web
existe un link secreto
que lleva a una página
capaz de revelar
la trama oculta
que enlaza todos los eventos
de la vida de cualquier usuario.
Dicen que solicita
algunos datos personales
y que luego hay que responder
a dos preguntas
con tres opciones de preferencia.
Una sobre comida.
Otra sobre colores.
Dicen que una vez aceptadas 
las condiciones y términos de uso
el formulario se carga
y una imagen se presenta
transparente
como una ecuación matemática.
insólita
como un monstruo de S. King
con la clave para comprender
todo lo que esa vida
fue, es y será.
Dicen que es casi imposible
de aguantarla
como la pintura-espejo
de Dorian Gray.
También dicen que es maravillosa
y que opera una transformación
iluminadora en el usuario
como una llegada inmediata al nirvana.
Dicen que hace uso
de una compleja programación
algorítmica que cruza datos
astrológicos y estadísticos
con el historial de recorrido
provisto por el GPS de Google Maps.
Dicen que todo es parte
de un programa experimental
del gobierno chino
para controlar el destino
de la humanidad.
Otros dicen que es un link
proveniente de un servidor
de otra dimensión
puesto ahí por seres interplanetarios
que pretenden ayudarnos.
El asunto, dicen,
es que recientemente
se liberó de sus restricciones originales
convirtiéndose en una
especie de virus autoconciente
capaz de traspasar las fronteras
de la deep web.
Dicen que es impredecible
y que está al acecho
y que un día se abrirá
por fin
en todos los ordenadores
en todos los teléfonos.
Eso dicen.